Abogado separación en León

Nosotros nos encargamos de AYUDARTE de principio a fin

¿Qué es la separación?

Mediante la separación ambos cónyuges deciden que quieren poner fin a su convivencia y de esta forma iniciar vidas separadas e independientes el uno del otro.

Es importante destacar que la separación conyugal, y a diferencia del divorcio, no rompe el vínculo matrimonial, lo que tan sólo se da mediante el fallecimiento, la declaración de fallecimiento o el divorcio.

Si has llegado a esta página es porque quieres poner fin a tu convivencia matrimonial y debes de saber que puedes optar por dos fórmulas:

Por un lado, tenemos lo que se conoce como la separación de hecho y por otro lado la vía judicial y a su vez dentro de esta última tendríamos que se pueda hacer de mutuo acuerdo o de forma contenciosa.

¿Necesitas un Abogado especialista en separaciones en León?

1.- La separación de hecho

Se produce cuando existe acuerdo entre ambos cónyuges o por decisión de uno solo de ellos con el consentimiento del otro, por ejemplo, mediante el abandono del domicilio familiar.

El principal inconveniente que se produce con este tipo de separación de hecho es que las partes no suelen proceder a la liquidación del régimen económico matrimonial, por lo que es más que probable que surjan problemas como, por ejemplo, que las deudas que contraerá uno de sus cónyuges puedan afectar a los bienes gananciales que pertenecen a ambos.

Es de destacar que otro los inconvenientes que conlleva la separación de hecho es que el cónyuge que decide abandonar el domicilio familiar podría incurrir en un delito de abandono de familia.

Si quieres separarte, es aconsejable tramitar el procedimiento mediante separación judicial y a ser posible que esta separación judicial se ha de mutuo acuerdo, o su defecto, acudir al notario y que haga constar por escrito junto con su otro cónyuge como se van a desarrollar sus futuras relaciones patrimoniales y sobre todo las concernientes a sus hijos a partir de ese momento.

En cualquier de ambos casos es muy importante que se asesore adecuadamente mediante un abogado especializado en derecho de familia y más en concreto en separaciones y divorcios.

2.-La separación judicial.

Como decíamos en líneas anteriores la separación judicial puede hacerse de dos formas, o bien de mutuo acuerdo o bien de forma contenciosa.

2.1.- La separación judicial de mutuo acuerdo.

Para poder acogernos a esta vía es necesario que hayan transcurrido al menos tres meses desde la fecha en la que celebró el matrimonio y que junto con la demanda de separación se aporté lo que se conoce como convenio regulador, en el que los cónyuges deberán haber alcanzado un acuerdo acerca de cuestiones como la guarda y custodia de los hijos, el régimen de visitas con los mismos, las pensiones de alimentos y en su caso si se establece o no pensión compensatoria a favor de uno de los cónyuges, también el uso y disfrute del actual domicilio familiar…etc.

Desde la reforma operada en el código civil en el año 2005 ya no es necesario alegar ninguna causa para que pueda acordarse la separación judicial de mutuo acuerdo, sino que basta con que ambos cónyuges se manifiesten de forma uniforme en su voluntad de poner fin a la convivencia conyugal.

Este tipo de procedimiento es relativamente sencillo, rápido, y breve y si además ambos esposos comparecen bajo la misma representación y defensa procesales, es decir, actuando con el mismo Procurador y Abogado, el procedimiento es sustancialmente más económico que si se hace de manera contenciosa.

Además, es destacable que este procedimiento de mutuo acuerdo supone un menor coste moral para las partes dado que al final serán ellos los que diriman sobre las cuestiones personales que les incumbe sin que sea un Juzgado el que les determine como tienen que desarrollar su vida posterior a la separación.

Es muy importante que las relaciones futuras que se van a plasmar en el convenio regulador sean lo más ajustadas posible a la realidad y circunstancias particulares de cada caso de tal forma que el cumplimento de las mismas de forma voluntaria por ambos cónyuges sea lo menos traumática posible y así evitar futuros los procedimientos judiciales al respecto.

¿Necesitas un Abogado especialista en separaciones en León?

2.2.- La separación judicial contenciosa.

Este procedimiento se insta cuando ambas partes quieren poner fin a su convivencia conyugal y las mismas no son capaces de alcanzar ningún acuerdo, a diferencia del procedimiento de mutuo acuerdo, en este caso no es necesario acompañar ningún convenio regulador, sino que dichos términos a recoger en ese convenio regulador en el caso de la separación de mutuo acuerdo, serán acordados por el juez una vez que sean valoradas las pruebas que se practiquen en el juicio.

Recordemos nuevamente que con la modificación que se produjo en julio de 2005 del código civil ya no es necesario que se alegue alguna causa para solicitar la separación judicial bastando únicamente que haya transcurrido más de tres meses desde la fecha del matrimonio.

No será necesario el transcurso estos tres meses en determinadas circunstancias, como cuando se acredite que existe un riesgo para la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral, la libertad o indemnidad sexual del cónyuge que solicita la separación, de los hijos de ambos o de cualquier de los miembros de matrimonio.

Este procedimiento contencioso puede resultar largo, complejo y además con un importante coste, ya no sólo en términos económicos, también moral para ambas partes debido al desgaste que el procedimiento judicial puede suponer para ambos.

Atendiendo a las circunstancias de cada caso particular, es posible con carácter previo o simultáneo al procedimiento de separación, acordar lo que se conocen como medidas provisionales y que están destinadas a la regulación de la situación patrimonial entre los cónyuges y fundamentalmente respecto a los hijos (atribución de la guarda y custodia, régimen de visitas y comunicaciones, pensión de alimentos etc.) todo ello mientras se desarrolla procedimiento de separación y hasta la finalización del mismo.

Con ello conseguimos que medidas urgentes sobre todo las referidas a los hijos se agilicen en tanto en cuanto se desarrolla el corresponde procedimiento de separación judicial y que en ocasiones puede alargarse varios meses.

No obstante, no debemos olvidar que, en cualquier momento de la tramitación de la separación judicial por la vía contenciosa, si ambas partes llegarán un acuerdo, podrían solicitar al juzgado que el procedimiento se transforme en separación judicial de mutuo acuerdo, para lo cual y como ya dijimos en líneas anteriores sería imprescindible que ambas partes elaboren y firmen un convenio regulador para recoger las medidas que van a regir sus relaciones patrimoniales y familiares en el futuro.

Si necesitas un abogado en León especializado en derecho de familia y concretamente en materia de separación y divorcio puedes ponerte en contacto con nosotros a través del teléfono que aparece más abajo o bien rellenando nuestro formulario y uno de nuestros Abogados se pondrá en contacto contigo en menos de 24 horas, salvo sábados y domingos y festivos.

Cuando una pareja (estén o no casados) deciden poner fin a su relación, resulta imprescindible determinar el régimen de guarda y custodia de los hijos menores comunes.

Podemos resumir la guarda y custodia como las obligaciones o responsabilidades que los progenitores tienen sobre la crianza y cuidados de sus hijos. Es un concepto que se centra en el día a día y la convivencia habitual con los menores.

A la hora de determinar el régimen de guarda y custodia los progenitores podrán optar por:

  • Custodia exclusiva, se produce cuando la custodia es atribuida a uno de los progenitores, este progenitor sería el custodio.
  • Custodia compartida, cuando ambos progenitores tienen la guarda y custodia del menor o menores en igualdad de condiciones y por periodos alternos, por ejemplo, una semana cada uno o 15 días.

¿Qué derechos y obligaciones tiene el progenitor no custodio?

Será progenitor no custodio aquel que no tiene la guarda y custodia del menor, pero a pesar de no ostentar esta custodia, sigue manteniendo la patria potestad y junto a esta, una serie de Derechos y Deberes para con sus hijos menores de edad.

La guarda y custodia se refiere al derecho de convivir con el menor, la patria potestad recoge los derechos y deberes de los padres para con sus hijos. Por ello es importante no confundir ambas situaciones.

Lo más común es que en los casos de separación, divorcio y regularización de medidas paterno-filiales, la patria potestad sea mantenida por ambos progenitores, aunque podemos encontrar en nuestro ordenamiento jurídico causas que privan de la misma.

El artículo 154 del Código Civil dispone que la patria potestad sobre los hijos deberá ejercerse siempre en beneficio e interés de los mismos y comprende entre otros los siguientes deberes y facultades:

  • Velar por los hijos, tenerlos en su compañía, educarlos y darles una formación integral.
  • La representación y administración de sus bienes.

¿Necesitas un Abogado especialista en guarda y custodia en León?

¿Cómo quieres contactar?

hAZ CLIC PARA LLAMARNOS

654 508 632

Haz click para enviarnos un Whatsapp

654 508 632

Envíanos un Email y nosotros te llamamos

PREGUNTAS FRECUENTES

Vidanes & Díez Abogados
4.9
Basado en 89 reseñas.
powered by Google
Sandra Llamas andresSandra Llamas andres
08:12 20 Apr 22
Súper profesionales, trabajo impecable, atención inmejorable, gracias por hacérnoslo todo tan fácil.
JULIA MARTINEZ ARIASJULIA MARTINEZ ARIAS
17:43 24 Mar 22
Me ha gustado mucho su forma de asesorarme. Lo recomiendo!!!
Luis Miguel RiscoLuis Miguel Risco
10:10 09 Mar 22
Muy satisfecho con todas las gestiones de las que se ha encargado RobertoÉl se ocupa de todo y se va poniendo en contacto contigo sólo cuando es necesarioTotalmente recomendable 👍🏼
isidoro perezisidoro perez
11:29 03 Mar 22
excelente experiencia, buena atención y profesionalidad, sobre todo transparencia con los honorarios
isabel Alonsoisabel Alonso
16:44 15 Nov 21
Roberto, excelente profesional, muy rápido en las gestiones. Hace muy comprensibles las explicaciones para las personas q no tienen conocimientos jurídicos. 100 %recomendable por su profesionalidad y amabilidad.
js_loader
Loader image

Nuestro sistema de trabajo permite asegurar al cliente un porcentaje de éxito cercano al 95%, porque previamente a iniciar tu asunto haremos un estudio pormenorizado del mismo, analizando sentencias en casos similares a través de nuestra potente base de datos. si tu caso no fuera viable igualmente te lo indicaríamos a fin de evitarte gastos innecesarios y pérdida de tiempo.

Desde el inicio de tu procedimiento procederemos a comunicarte por la vía que prefieras (teléfono, WhatsApp, email…) la marcha del mismo de forma puntual y cada vez que se de un paso por parte del Juzgado o necesitemos solicitar tu autorización para realizar una gestión.

La duración de la consulta es de una hora, en ella analizaremos tu asunto y te daremos la solución y posibles vías para solucionar tu caso, estudiaremos la viabilidad, opciones que tienes y te haremos un presupuesto personalizado asi como un calendario de pagos adaptado a tus circunstancias.

En munchas ocasiones una única consulta puede solucionar tu caso, no tienes nada que perder y sí mucho que ganar.

Por supuesto, puedes reservar tu cita por video consulta (WhatsApp, Skype o cualquier otro sistema que uses) o llamada previo pago de la misma.

Te daremos los datos para el pago y una vez confirmado el pago te daremos cita para atender tu consulta.

Siempre hablaras con el abogado que gestiona tu caso, nunca con una secretaria o terceras personas ajenas. siempre de TÚ A TÚ y de forma directa

Nuestros honorarios varían en función del asunto a resolver, en cualquier caso, en tu primera consulta te haremos un presupuesto cerrado sin compromiso alguno y si estas conforme con el mismo iniciaremos la tramitación de tu caso. en caso de no estar de acuerdo, no pasa nada ya que no estas obligado a nada.

En muchas ocasiones condenan a la parte contraria al pago de las costas procesales, por lo que tu caso puede salirte finalmente a coste cero.

Aceptamos pagos en efectivo, mediante Bizum, tarjeta o transferencia bancaria.

En cualquier caso, puedes fraccionar tus pagos sin coste adicional.

Consúltanos cuando nos llames para solicitar tu cita

Si, el precio de la primera consulta son 50 euros IVA incluido.

Existen determinados tipos de asuntos en los que no cobramos la consulta (por ejemplo, en temas de cláusulas abusivas de bancos o de productos financieros)

Consúltanos sin compromiso

Vota este contenido